Feijóo el «cínico»

A los reyes de la Edad Media se les solía poner un apodo, Alfonso X “El Sabio”, Pedro I “El Cruel”, etc. Si hubiera que nombrar a Feijóo de esta manera, sin duda lo más apropiado sería denominarle Feijóo I “El Cínico”.

Si ya desde que se inició su andadura política se ha ganado merecidamente este apodo, con la presentación de seis pactos de estado a Pedro Sánchez, en su reciente entrevista, llega al culmen del cinismo.

El primer pacto es por la Regeneración Democrática; manda carallo, como dirían en su lengua vernácula. El principal objetivo de este pacto es lograr una clara separación de poderes y asegurar la independencia judicial. Lo dice el que, pasándose por el arco del triunfo la Constitución, lleva años impidiendo la renovación del CGPJ. Lo dice el mismo que gobierna en varias comunidades y ayuntamientos con el partido más antidemocrático que existe: Vox.

El segundo pacto es por el mantenimiento del Estado de Bienestar, incidiendo en que es para mejorar la sanidad y la educación pública, entre otras cosas. Lo dice el líder del partido que se está cargando allí donde gobierna tanto la sanidad como la educación pública, y si no que les pregunten, por ejemplo, a los madrileños. También se aborda el tema de las pensiones, para que se garantice su subida anual según el IPC. Lo dice el que ha mantenido durante años la inviabilidad del actual sistema de pensiones, y el líder del único partido que en un año no subió las prestaciones a los pensionistas. Y la traca final, implantar la igualdad entre hombres y mujeres, cuando están eliminando las Consejerías de Igualdad en las comunidades en las que gobiernan con los neofascistas de Vox.

Pacto por el Saneamiento Económico, con el que se pretende garantizar la solvencia de los más vulnerables. Ahora resulta que el Salario Mínimo Profesional sería revisable, cuando votaron en contra de los aumentos durante el Gobierno de coalición. Como también votaron en contra de la implantación del Ingreso Mínimo Vital.

El cuarto es el Pacto por las Familias, para racionalizar los horarios laborales y favorecer la conciliación laboral con las parejas que tengan hijos. Algo que sus “colegas” empresarios han intentado torpedear, aunque finalmente han tenido que transigir por ley.

Pacto Territorial, pretenden que el Senado se verdaderamente la Cámara de representación territorial, detalle que recoge la Constitución, y que se han pasado por el forro –aquí todos los partidos- desde la aprobación de la Carta Magna. También un nuevo plan de financiación autonómica, a lo mejor es para demonizar más a catalanes o vascos, más aún, frente a los habitantes de otras comunidades autónomas.

Y el séptimo es de traca, Pacto Nacional del Agua, para garantizar el acceso a este recurso vital de todos los españoles. Y lo dice el jefe del presidente de la Comunidad Autónoma de Andalucía, que pretende legalizar todos los pozos ilegales que están desertizando, por ejemplo el Coto de Doñana, y el jefe del presidente de la Comunidad de Murcia, que pretende aumentar los regadíos, algo que ya han dicho todos los expertos que es una barbaridad.

Tras leer esto queridos lectores, les pregunto, ¿merece o no merece el señor Feijóo, el apelativo de “el Cínico”.

José Luis Garrot Garrot
José Luis Garrot Garrothttps://asambleadigital.es
Historiador y arabista. Profesor de la UCM

Artículos relacionados

Visita nuestras redes

Verificado por MonsterInsights