Medina Azahara. La ciudad luminosa (I)

Dedico este artículo a mi buen amigo Félix Sánchez Valcárcel



Introducción

Sin duda los reinados de Abderramán III y su hijo al-Hakam II [1], fueron los de mayor esplendor de al-Andalus. Es en este período cuando se construye Medina Azahara, el mayor proyecto arquitectónico llevado a cabo durante el califato cordobés. Algunos la han denominado como la Versalles de la Edad Media.

De Medina Azahara dieron noticia bastantes cronistas e historiadores contemporáneos y posteriores; por ejemplo Ibn Hayyán (987-1075) en su Mutqabis; Ibn Idari (s. XIII) en el Bayan al.mugrib Posteriormente otros autores árabes también aluden a la ciudad, como al-Maqqari (1578-1631) en su Nafh al-tib, o el geógrafo Ibn Hawqal (943-988) en el Surat al-Ard, entre otros.

Del lujo utilizado en la construcción de Medina Azahara nos da cuenta Ibn Idari: […] Se empezó una construcción en la época de al-Nasir a principios del año 325 [2]. Se utilizó para su construcción cada día seis mil piedras labradas a parte de las piedras embaldosadas de los cimientos. Se trajo para ella mármol de Cartago y de Túnez […] En al-Zahra había cuatro mil trescientas trece columnas de las cuales mil trace columnas habían sido traídos desde Ifriqiya [3]. El rey de los Bizantinos le ofreció a al-Nasir ciento cuarenta columnas. Lo que queda viene del mármol de al-Andalus. En cuanto al estanque de extraño esculpido, ornado con esculturas de oro, no tiene parangón; lo trajo de Constantinopla el obispo Rabí [4], de un lugar a otro hasta que llegó por mar; al-Nasir lo puso en el dormitorio del salón oriental conocido como al-Mu’nis. Este estanque estaba adornado de doce esculturas de oro rojo incrustado con perlas preciosas que habían sido labradas en la casa de artesanos en el palacio de Córdoba [5]. Se dice que Abderramán III invirtió un tercio de los ingresos del Estado en la construcción de la ciudad; trabajando en su construcción 10.000 obreros.

  1. Juan Agustín Ceán Bermúdez

    En la Edad Media era conocida como Córdoba la Vieja, al creerse que fue la Córdoba fundada por el pretor Claudio Marcelo, posteriormente abandonada para trasladarse a la que es la actual Córdoba. No obstante todo indica, incluso Ibn Hayyán lo menciona, que en el lugar en el que se rigió Medina Azahara había existido un pequeño núcleo poblacional, o al menos una villa romana. No es hasta el s. XVII cuando se comienza a creer que era de fundación musulmana. Es en el s. XIX Juan Agustín Ceán Bermúdez, cuando afirma que era una ciudad mandada construir por Abderramán III.

El conjunto arqueológico fue declarado el 26 de julio de 1923 bien de interés cultural. Reconocido en 2018 por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad; eso a pesar del continúo expolio a que fue sometido la ciudad, como denunció ICOMOS [6], órgano de la UNESCO.


BIBLIOGRAFÍA CITADA EN EL ARTÍCULO

MEOURAK, Mohamed (2004): Madinat al-Zahra en las fuentes árabes del occidente islámico, en Cuadernos de Madinat al-Zahra, nº 5, pp. 53-80

[1] Abderramán III fue emir entre el 912 y el 929, y califa entre el 929 y el 961; su hijo al-Hakam II dirigió el califato cordobés del 961 al 976.

[2] 942 de nuestra era.

[3] Actual Túnez

[4] Se trata de Recemundo, obispo de Iliberis (al parecer situada en el Albaicín granadino) en el 902. Fue autor de El Calendario de Córdoba, y embajador de Abderramán III en la corte de Otón I de Alemania en el 953.

[5] Tomado de Meourak: 70.

[6] International Council on Monuments and Sites.

Yusuf al-Andalusí
Yusuf al-Andalusí
Bajo este seudónimo nuestro arabista e historiador José Luis Garrot nos introducirá en el maravilloso legado de Al-andalus

Artículos relacionados

Visita nuestras redes

Verificado por MonsterInsights