María Domínguez fue la primera alcaldesa de la democracia española en 1932. Tras una vida de penurias y dificultades fue capaz de estudiar de forma autodidacta y convertirse en profesora, periodista y una mujer independiente. Fue asesinada en septiembre de 1936 por los golpistas sublevados. Este es un poema suyo:

Mi Patria

No soy alemana ni soy portuguesa,

no soy oriunda de Rusia o Japón;

ni admitimos más leyes que las que me dictan

mi clara conciencia, mi sana razón.

En mi fantasía las fronteras rompo,

y a todos los seres trato de igual,

reniego de todas las idolatrías,

y sólo predico la fraternidad,

que no haya en el mundo barreras ni vallas

que impidan al hombre andar por doquier;

y sólo hay un suelo y un Sol para todos,

y blancos y negros vivimos en él.

yo no hallo distingos de razas humanas,

Ni odio la herejía ni la religión. Sólo odio del mundo las hipocresías,

La guerra, el orgullo y la inquisición.

Y no me envanezco de ser española,

y no siento orgullo por ser de Aragón;

mi patria es el mundo, mi ley la conciencia

y todos los seres humanos mis hermanos son.

María Domínguez Remón