Las Brigadas Internacionales. Parte 3. Brigadas y Batallones

Brigadistas de la Dombrowski y españoles junto al Puente de Arganda
ÍNDICE
Desde octubre de 1936, cuando se crearon formalmente, hasta su retirada en septiembre de 1938, se crearon 7 brigadas internacionales: XI, XII, XIII, XIV, XV, 129 y 150. Cada una contaba de tres a cuatro batallones, de unos 650 hombres cada uno. Habría que añadir también al destacadísimo Servicio Sanitario Internacional (SSI), pioneros en nuevos tratamientos médicos y de enfermería

Las primeras Brigadas pronto recibieron las nominaciones o sobre nombres de las antiguas Centurias o Columnas que más se habían destacado en los primeros meses de combate, coincidiendo muchas veces con el de algunos batallones del mismo nombre, lo que a veces crea confusión.

La Brigada XI (o Thaelmann)

La primera brigada se creó el 22 de octubre de 1936. En ella estuvieron quizás los más destacados dirigentes y veteranos de luchas revolucionarias europeas, así como combatientes ya curtidos en algunos frentes españoles, lo que le dio un carácter de brigada eficiente y pionera. Fue también la que menos tiempo de preparación y formación tuvo, ante las necesidades urgentes en la Defensa de Madrid.

El primer batallón se llamó Edgar André, formado sobre todo por alemanes y austriacos. Dirigidos por el comunista alemán Hans Kahle, al parecer uno de los mejores oficiales que tuvieron las BB. II. y determinante en la Defensa de Madrid.

Kahle y Hemingway en el frente de Madrid

El batallón francófono se llamaría Commune de Paris, estaba al mando de Jules Dumont, que había luchado contra los fascistas italianos en Abisinia, aunque más tarde fue trasladado a otra brigada.

El tercer batallón sería el italiano Garibaldi, tendría como jefe al republicano Pacciardi.

 El cuarto batallón tendría el nombre del revolucionario polaco de la Comuna parisiense de 1871: Dombrowski. Estaba formado por eslavos y magiares al mando del polaco comunista Boreslav Ulanowsky.

El resto de las nacionalidades se incorporaron a estos cuatro batallones, aunque más tarde se crearon la Hans-Beimler y la 12 de febrero (austriacos).

De Vittorio (Mario Nicoletti) quedó como comisario general de los comisarios políticos, hombre de confianza de André Marty.

El mando supremo militar quedaría en manos de unas de las figuras más carismáticas: El General Kleber. Llevaba en España ya un mes haciéndose pasar por canadiense, aunque formaba parte de los asesores que llegaron con el embajador soviético Rosemberg. Había nacido en una región rumana que pertenecía al antiguo Imperio Austrohúngaro, parece ser que su verdadero nombre era Lazar Stern. Al igual que muchos de los que lucharon en nuestra guerra Kleber había participado en la I Guerra Mundial, cayendo prisionero de los rusos y siendo enviado a Siberia. Allí, al caer el régimen zarista fue puesto en libertad, uniéndose a los bolcheviques en la guerra civil rusa. Terminada la cual, ingresó en la Academia militar moscovita. En definitiva, era un oficial soviético nato que más tarde le rodearía un prestigio casi mítico.

Cuando se pidió desde Madrid urgentemente, a principios de noviembre, la incorporación al frente de los internacionales, se decidió que quedara en Albacete el Batallón Garibaldi, para constituirse en núcleo inicial de la siguiente brigada.

La XII Brigada (o Garibaldi)

Creada el 1 de noviembre de 1936. El batallón italiano se unió a los recién formados batallones Thaelmann y André Marty.

Batallón Garibaldi

El primer batallón Thaelmann lo componían alemanes, polacos, eslavos, balcánicos y húngaros. Su primer jefe fue el escritor antifascista alemán Ludwig Renn, que había sido capitán del ejército alemán. Estuvo en las cárceles hitlerianas de donde pudo escapar. Contaba con un gran prestigio entre sus hombres y poseía unas magníficas cualidades organizadoras por lo que al poco tiempo pasaría a jefe del Estado Mayor de la XI Brigada.

Ludwig Renn con Hemingway

El Batallón André Marty se compuso de franceses y belgas. El mando de la XII Brigada recayó en el búlgaro Bielov, hombre de al parecer gran cultura y conocimientos militares. Como comisario político quedó el italiano Longo.

Como comandante supremo de todos éstos quedó el también carismático “general Lukacs”(Mate Zalka). Había nacido en la Ucrania austrohúngara que más tarde sería parte de Eslovaquia. Al igual que Kleber, fue hecho prisionero por los rusos en la Gran Guerra, luchando más tarde con el Ejército Rojo. Según sus hombres infundía alegría y tenía una gran humanidad. También era escritor. Kleber y Lukacs eran en cierto modo vidas paralelas, que no su carácter, aunque sus finales fueron bastante diferentes, pues mientras Lukacs moriría en el frente de Huesca, Kleber cayó en las purgas estalinistas sobre el año 40.

Entierro en Valencia del general Lukacs
XIII Brigada (o Dombrowski)

 Formada a finales de noviembre 1936. Fue una de las más activas en los diferentes frentes que actuó, desde Andalucía hasta Cataluña. Sus más destacados comandantes serían Wikhelm Zaisser “Gómez”, junto con otro alemán, Albert Schindler, como jefe de Estado Mayor y el polaco Suckanek como comisario.

Bandera Batallón Mickiewicz
Brigadistas de la Dombrowski y españoles junto al Puente de Arganda

 Los principales batallones fueron: El Dombrowski, Mickiewicz Palafox con mayoría de polacos y judíos, el Chapaiev multinacional; Henri-Vuillemín con franceses y Rakosi con húngaros. Más tarde se completaría con batallones españoles.

 XIV Brigada (o la Marsellesa)

Creada el 1 de diciembre. Su comandante sería el polaco Karl Swierczewksi “Walter”, junto a Aldo Morandi y el trasladado Jules Dumont.

Brigadistas de la Marsellesa

Los principales batallones fueron el Henri-Barbusse y Comuna de París con franceses, el Ralph-Fox anglo-francés, André Marty y Seis de Febrero con francófonos, Pierre- Brachet con belgas, Vaillant-Couturier o el Domingo Germinal con anarquistas españoles y portugueses.

 XV Brigada (o Lincoln)

Formada en enero de 1937 aprovechando la segunda oleada de voluntarios, provenientes de los países angloparlantes, que por razones de distancia y problemas con sus países les fue más costosos llegar. También fueron incluidos en un primer momento los voluntarios latinoamericanos y muchos balcánicos.

Brigadistas norteamericanos
Batallón canadiense mackenzie-papineau

Aunque es quizás la más conocida gracias a los periodistas norteamericanos que exaltaron su fama, la famosa Brigada Lincoln no existió realmente con ese nombre. Los primeros norteamericanos que vinieron a luchar a España se autodenominaron Batallón Abraham Lincoln, dentro de la XV Brigada. Pero como había norteamericanos en otros batallones, se terminó dando el nombre genérico de Brigada Lincoln para referirse a la XV.

Su comandante sería Janos Galicz (General Gal), junto al inglés Natham y el español José A. Valledor. Como comisario político estaría el francés Jean Chaitron “Barthel”

Los principales batallones fueron el Radford con británicos, Dimitrov con eslavos y húngaros, Lincoln y George Washington con estadounidenses, Seis de Febrero con franceses , Batallón Español con los latinoamericanos, y el también carismático Mackenzie-Papineau con los canadienses.

129 Brigada (CXXIX Brigada)

 Formada el 28 de abril de 1937. La integraban sobre todo restos de otras brigadas con checoslovacos, yugoslavos, polacos, balcánicos y de varias nacionalidades más que la hicieron llamar la brigada de las “cuarenta naciones”. También les fue asignado milicianos del POUM. Tuvieron un heroico papel en los intentos por defender los frentes aragoneses ante el avance franquista, quedando dividida su unidad después de la toma de Vinaroz por los sublevados.

Sus jefes principales fueron Waclaw Komar, polaco, y Vicente Gimeno Gomís. Sus Batallones fueron el Dimitrov, Djure-Djakovic con yugoslavos y Thomas Mazarik con checos dando nombre a su batallón por el primer presidente de la República checoslovaca

 150 Brigada (CL Brigada)

Formada a finales de mayo de 1937 sobre la base del Batallón Dombrowski de la XI Brigada. Dirigida por Fernando Gerossi, artista de origen sefardita turco. Muchos de los oficiales luego fueron los principales líderes de los partisanos en la II GM, así como políticos destacados en sus países.

86 Brigada

En enero de 1938, tras la reestructuración del Ejército Popular, se agruparon tres batallones internacionales, el 20, 21 y 22, en esta brigada. No tuvieron un papel muy destacado y prácticamente estuvieron siempre por el frente de Córdoba.

Además de las unidades de infantería se crearon 23 baterías de artillería, entre noviembre de 1936 y julio de 1937. Su primer jefe fue el francés Etienne, y posteriormente el soviético Ostrogov. Un grupo de artillería antiaérea, bajo el mando del capitán Botín. Y en octubre de 1936 una unidad antitanque al mando del teniente Berthoumieux, más tarde se formaría el primer Regimiento Acorazado de Tanques.

El Servicio Sanitario Internacional (SSI)

Las cuantiosas bajas de los brigadistas desde su formación hizo necesario establecer para noviembre un servicio que aliviara los limitados recursos que podían dar los españoles, a pesar de que los primeros sanitarios y enfermeras españoles tuvieron unas magníficas intervenciones en jornadas inacabables.

A principios de 1938 las BBII contaban ya con 240 médicos, 800 técnicas de enfermería, y unos 1.500 entre auxiliares y ayudantes. Se dividieron por nacionalidades en Unidades Médicas.

Como el británico Len Crome, que actuó como director médico de la Unidad Escocesa de Ambulancias. Esta unidad la dirigía Fernanda Jacobsen, que continuó trabajando en Madrid una vez hubo caído la capital.  Muy importante fue la labor que hizo su secretaria Nan Green en la clasificación de los enfermos.

Ambulancia escocesa evacuando niños de Madrid

Destacable fue la actuación de los sanitarios checos. Estos crearon el hospital Jan Amos Comenio, dirigido por K. Holubec. Posteriormente sustituido por Egon Erwin Kisch. El hospital en principio estuvo ubicado en un convento de Guadalajara, posteriormente se trasladaría en agosto de 1937 al balneario de Benicasim, y en marzo de 1938 a Mataró y posteriormente a Vic. En el hospital trabajaban 26 médicos, a los que habría que añadir enfermeras, entre las que estaba Milena Jesens Ká, amiga de Kafka.

Muy importante fue el contingente sanitario norteamericano, el mayor existente en las BBII, que contaba con 124 voluntarios. La primera unidad partió de EE. UU bajo la dirección del doctor Edward Barsky y la enfermera Fredericka Martin. En la segunda unidad viajó la enfermera Salaria Kea, única mujer negra que acudió a España.

Salaria Kea

Los norteamericanos crearon dos hospitales, el primero lo instalaron en El Romeral, para atender los heridos de la batalla del Jarama. Posteriormente crearon el Hospital Americano, próximo a Saelices (Cuenca). Otros hospitales internacionales fueron el Hospital Internacional de Murcia, dirigido por el cirujano checo Bedrich Kis y la doctora Franzisca Braumer. En Benicasim se instaló el centro de recuperación más importante de la zona republicana.

Es de resaltar que entre los conductores de ambulancias había una mujer Evelyn Hutchins.

Evelyn Hutchins

Quizás el médico más conocido de los que actuaron en España fuera el canadiense Norman Bethune, creador del Instituto de Transfusión Hispano-canadiense. Pionero a la hora de aplicar las bolsas de sangre en las transfusiones. Bethune tuvo varios enfrentamientos con las autoridades sanitarias españolas, lo que hizo que abandonara España en junio de 1937. Aun así, salvó la vida a miles de soldados y civiles, como en la “desbandá” de Málaga a Almería.

Grupo de Transfusión Hispano-canadiense
Placa en recuerdo de Norman y su ayuda en la “Desbandá”

Todos estos voluntarios estuvieron en las principales batallas de la guerra, sufriendo unas bajas terribles en combate al ser tropas de asalto la mayoría de las veces. En los próximos capítulos veremos sus principales intervenciones militares.

Ir a parte 2: Creación y reclutamiento

Ir a Parte 1: Antecedentes

Print Friendly, PDF & Email