En España sí hay partidos de extrema derecha

Se suele leer y escuchar que en España no hay partidos de extrema derecha. Algo de lo que hay que discrepar

Si en España no hay partidos de claro corte neonazi o neofascista, no es porque los españoles seamos más demócratas que nadie en Europa; sino porque aquí esta extrema derecha está insertada en partidos consolidados –algunos de los que se llaman constitucionalistas-. Estos nazi-fascistas no necesitan crear un movimiento propio, se valen de los ya establecidos lo que, por otra parte, les permite pasar más desapercibidos e incluso ser tomados por demócratas de toda la vida.

Es conocido el peligroso aumento de la extrema derecha en Europa. Partidos como el Frente Nacional francés, Amanecer Dorado en Grecia, el UKIP británico, el Jobbik húngaro, la Liga Norte italiana, con el claramente fascista Matteo Salvini, uno de sus líderes, como ministro de Interior del país transalpino; o el auge que están tomando en Holanda, Bélgica, Polonia, etc.

Aquí no son tan “cantosos” pero haberlos haylos. Viene todo esto a cuento del espectáculo circense que hace poco ha dado Vox en Vista Alegre. En este evento se ha escuchado que están por abolir la ley de violencia de género, las leyes de igualdad de género, eliminar las autonomías, deportar a sus emigrantes.

Moléstense los amables lectores en repasar algunos de los discursos de los señores Casado, Ribera, y Abascal y verán cuánto se parecen en muchas cuestiones. Y si esos discursos no son de extrema derecha; pues ya me dirán ustedes

Y uno se pregunta ¿quiénes son los de Vox? Pues no son, ni más ni menos, que elementos salidos del PP – hace unos días el propio Aznar reconoció este hecho-. Su líder, Santiago Abascal – el mismo que presume de ir siempre con su Smith & Wesson en el bolsillo- era uno de los protegidos de Esperanza Aguirre. Su salida del PP la justificaron diciendo que la política de Rajoy era muy blanda con Cataluña.

Hay algo que une a todos estos neonazis del siglo XXI: su rechazo a la emigración; su oposición a muchas de las leyes que apuestan por la igualdad de género, su homofobia, y un nacionalismo –no del tipo racional y democrático- del más rancio estilo. Ese nacionalismo franquista de “España es un destino en lo universal” –que por cierto nunca se ha sabido que carajo querían decir con esta grandilocuente frase-.

Verán que estos deseos son compartidos en España no sólo por Vox, sino también por el PP y Ciudadanos. El ejemplo más claro lo tienen en su posición con respecto a Cataluña. Vox ha anunciado que se querellará contra el gobierno sino aplica el artículo 155 de la Constitución y detiene a los “golpistas” catalanes. Algo similar han propuesto PP –Casado ha afirmado que en si llega al poder una de sus primeras medias será aplicar el 155-, y Ciudadanos, que prácticamente han pedido que intervenga el Ejército en Cataluña – a modo de los Tercios de Felipe V-.

Moléstense los amables lectores en repasar algunos de los discursos de los señores Casado, Ribera, y Abascal y verán cuánto se parecen en muchas cuestiones. Y si esos discursos no son de extrema derecha; pues ya me dirán ustedes –mucho más inteligentes que yo- de que son. Por lo tanto, discrepamos de tertulianos, columnistas, y demás gente de mal vivir, y afirmamos que en España si hay extrema derecha.

Print Friendly, PDF & Email