Dios Mercado

El mantra de la Troika de que las deudas siempre se pagan debe terminar

Cada día el grito de la calle se oye más alto y claro, el clamor de los que exigimos que se rompan los grilletes que suponen las deudas de los países se volverá ensordecedor

 

Desde Gibraltar a Bruselas se ha llevado el mensaje de que el secuestro de nuestras soberanías por medio de la deuda no puede continuar. El mantra de la Troika de que las deudas siempre se pagan debe terminar, y más porque sabemos que solo es una trampa, ellos no quieren el dinero (para eso tienen las impresoras), lo que quieren es la soberanía de los países, los derechos y las democracias les estorban. El Dios mercado es lo que debe regir el mundo, y habrá que sacrificar lo que sea necesario sobre su altar. Solo así cosas como que 2004 el Tercer Mundo hubo pagado 8 veces su deuda externa, y aún debía 400% más, cobran sentido.

¿Y acaso la Troika (apóstoles fundamentalistas) están dispuestos a pagar sus deudas con estos países? puesto que esta nueva religión tiene una, y grande, por la que responder, una que va mas allá del dinero que puedan imprimir o registrar en sus apuntes contables (…los textos sagrados…).

Miremos Siria: El Dios mercado financia la destrucción de un país que habitaban 23 millones de personas, la destrucción de millones de familias, mediante la compra de petróleo en el mercado negro (algo totalmente ilegal), mediante un suministro de armas cuyo origen se encuentra en factorías en nuestros países.

Ante semejante injusticia, ¿qué tienen que decir los sacerdotes de la deuda?¿cómo se cuantifica nuestra responsabilidad en estos términos? ¿cómo quedar en paz con los millones de personas que se han convertido en apátridas y repudiados errantes?, ¿qué dice la Troika?¿cómo reflejar las vidas humanas en un apunte contable?, para ellos el salmo de “la deuda siempre hay que pagarla” es religión, y no hay nadie mas fundamentalista en este aspecto,…entonces, ¿esta deuda también debemos pagarla?

Espero que tengan algo más que contarnos además de la emotiva historia de un refugiado que al final del camino encuentra la felicidad como entenador de fútbol infantil (en España somos así de básicos, lo arreglamos todo con fútbol, toros y farándula).

¿Y qué pueden decirnos sobre los miles de muertos por enfermedades que en el “Primer Mundo” tienen cura segura?, solo por mantener una patente sobre los medicamentos que hace mucho tiempo que perdió su sentido, puesto que la prioridad ya no es la investigación y el desarrollo de fármacos para erradicar esos virus, ya que éstos han pasado a ser un activo de valor que las farmacéuticas deben atesorar. ¿esa omisión de responsabilidad no nos hace deudores?

Así lo dicta el Dios mercado, una Deidad pervertida y psicópata, así hacen eco sus apóstoles y sus sacerdotes, los que más saben sobre la deuda…o quizá, después de todo no saben tanto de deudas, sino sabrían que hay deudas que jamás se podrán pagar…

Print Friendly, PDF & Email