Judas Iscariote ataca de nuevo

Judas Iscariote sigue teniendo en el siglo XXI buenas réplicas. Un último ejemplo lo tenemos en nuestro propio país. Ha cambiado el aspecto, ahora no luce una poblada barba sino un rostro barbilampiño. Esta mezcla de Judas y Maquiavelo, por si aún no habéis averiguado de quién hablo, se llama Iñigo Errejón

La “jugada” que ha llevado a cabo el señor Errejón no es la primera vez que la hace, y me explico. Cuando Podemos estaba aún en período de formación, poco antes de las elecciones al Parlamento europeo que le sirvieron de lanzamiento, Errejón en compañía de Juan Carlos Monedero se acercaron un día a la reunión que teníamos el grupo de Asambleas Ciudadanas Somos Más de Latina. El objetivo era que dentro de nuestra organización se creara un círculo de Podemos.

En este reunión personalmente mantuve un interesante debate con el señor Monedero –Errejón se limitó a estar sentadito en un rincón con su carita de niño bueno que nunca ha roto un plato-. Una vez terminado el acto nos fuimos fraternalmente a tomarnos unas cañas –que no sólo de política vive el hombre-. En amena charla le comenté a Monedero que por qué en lugar de crear un nuevo partido que dividiría más a la izquierda no apostaban por hacer una especie de Frente Popular que uniera a todas las corrientes de izquierdas del país. Se fue un poco por las ramas y no me contestó claramente a la pregunta.

También le hice una reflexión personal: mis cortas luces pensaban que si habían creado Podemos es porque no pudieron hacerse con el poder en IU ni ellos ni los autodenominados Izquierda Anticapitalista. No le dolieron prendas al señor Monedero en darme la razón. Viene a cuenta el contar esta anécdota porque lo que ahora ha vuelto a repetir el señor Errejón es por la misma causa.

No es de extrañar el comportamiento del señor Errejón si tenemos en cuenta que uno de sus mecenas es el señor Jorge Verstrynge, y que tuvo mucho que ver en la creación de Podemos en los pasillos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM

Errejón no pudo hacerse con el poder en el congreso conocido como Vistalegre II, en donde sufrió una estrepitosa derrota a manos de Pablo Iglesias. ¿Y qué hace el señor Errejón? Pues como no puedo hacerme con el poder creo otro partido en el que sea yo, con la inestimable colaboración de la señora Manuela Carmena –que cada vez tiene menos comportamientos de señora – el que dirija el cotarro.

Lo que suena a chiste es que justifique su acción en pro de una unidad de la izquierda que acoja en su seno a “más sensibilidades”. Para decir esto o es que uno es muy chistoso o es que tiene muy poca vergüenza. Yo particularmente me inclino por lo segundo. Mientras tanto, PP, Ciudadanos y Vox se están partiendo la “caja” de risa.

No es de extrañar el comportamiento del señor Errejón si tenemos en cuenta que uno de sus mecenas es el señor Jorge Verstrynge, y que tuvo mucho que ver en la creación de Podemos en los pasillos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM. Un señor que, conviene no olvidar, pasó de ser secretario general del AP a ser más rojo que las amapolas silvestres.

Pues visto lo visto estoy pensando seriamente en crear un nuevo partido; ya tengo las siglas POF (Partido del Orgasmo Feroz) que tendría por lema “Jode bien y no mires con quién” y/o “A joder que son dos días”. Total, eso es lo que vienen haciendo muchos, desde hace tiempo, con la izquierda de este país. Yo al menos lo digo claro para que la gente no se venga a engaño.

Por último, amables lectores, les propongo un pequeño concurso ¿Saben a quién no voy a votar en las próximas elecciones municipales y para la Comunidad de Madrid? Entre los acertantes sortearé un chaqueta reversible que según parece están muy de moda.