El timo de la “X” a la Iglesia

Mientras el diablo lucha por tu alma, la Iglesia lucha por tu “X”

Fuente: Observatorio del Laicismo
Con la campaña de la Renta, de nuevo nos llega la multitud de propaganda de la Iglesia para recaudar fondos desde el ejercicio tributario. Pues nada, como en realidad, los anuncios en la tele, en redes, las sugerencias de tu empresa (¿¡!?) y demás, dejan la cuestión del beneficio social de la Iglesia en una cuestión de fe (¡sorpresa!) pues les voy a echar una manilla para aclarar a nuestros lectores la labor social de la Iglesia y blablablá,….

En primer lugar, partir una lanza por muchísimos de los voluntarios y voluntarias que desde las bases realizan una labor monumental y en ocasiones salvan situaciones tremendamente dramáticas y complicadas.

Una vez hecho el apunte, vamos con la institución como tal y su campaña para conseguir ese 0,7% de nuestras declaraciones de la Renta. La campaña “Xtantos” nos anima a que marquemos esa “X” por la labor social de la Iglesia y por el impacto tan positivo en nuestra sociedad que esta institución realiza con ese dinero. Bueno pues intentaré dejar en este texto qué dinero es ese, de dónde viene y en qué se gasta (dentro de lo posible, ya que su rendición de cuentas es algo distraída).

Para empezar, la Conferencia Episcopal tiene su propio portal de transparencia donde se pueden consultar sus memorias de gastos. Es un documento que tiene una sobredosis de propaganda y una notable escasez de transparencia contable, vaya eso por delante (1). Según este informe (el de 2015 por ejemplo) la Iglesia recibe de la “X”, que le corresponde en la Renta, 246.911.426 Euros. En cuanto a todo ese trabajo social que anuncian, si es que a su aportación a Cáritas se refiere, asciende a 6.200.002 Euros, que es tan solo el 1,88% de la recaudación total de Caritas de ese año (2), 328.642.469 euros: Cualquier extra que reciba Cáritas de la Iglesia como tal, supongo que quedará a criterio de cada Diócesis.

Creo que es digno de mención el gasto en formación que realiza la Iglesia, 5.990.000 (casi tanto como para Cáritas). La formación también podría ser considerada un fin social, después de todo, pero creo que este no es el caso, puesto que se limita a financiar exclusivamente sus centros de formación, más aún, los profesores de religión católica de los colegios los costeamos con el dinero público, como ahora explicaré.

También se dejan un buen dinerito en publicidad, imagino que de eso se trata el contenido de las “campañas de financiación de la iglesia” (como la campaña publicitaria de Xtantos, supongo) que es de 4.530.000 de euros.

Hay un punto muy interesante, y es que en la web de Xtantos se defienden de aquella estimada de Europa Laica que dice que la Iglesia nos cuesta 11.000 millones a los españoles. Afirman de forma rotunda que la única financiación pública que reciben es a través de la “X” de las declaraciones de la Renta:

Bueno, pues después de haber ojeado su memoria de gastos (de la que insisto, se obtiene poca información sobre qué se hace con el dinero que nos ocupa) y ver la afirmación de que no reciben financiación pública adicional, he descargado los presupuestos liquidados de la Comunidad de Madrid del 2015 y he empezado a escarbar un poco topándome con las siguientes partidas de gasto de los impuestos de los madrileños y madrileñas:

– De la partida “EMPLEO, TURISMO Y CULTURA”, con la clasificación 78007 000385, hay un gasto de 1.871.269 euros en un “CONVENIO CON LA PROVINCIA ECLESIÁTICA DE MADRID”.

-De la de Sanidad, y con clasificación económica 22803, la CAM gasta en otros convenios con entidades religiosas, 822.723 euros. Estos convenios consisten en que la Comunidad de Madrid paga la asistencia religiosa en sus hospitales.

-Otros Convenios en relación con la partida de Asuntos Sociales de los presupuestos Públicos, nos cuestan 645.375 euros, entre el Servicio regional de bienestar social y el Instituto del Menor.

-Desde Educación, juventud y deporte se le dan al Arzobispado de Madrid 673.105 euros euros (no se sabe para qué), y además se pagan los profesores que imparten religión católica en los colegios, como dijimos antes, de la Comunidad de Madrid con 35.409.510 euros. Algo que, en mi opinión no debería pagarse con el dinero de los impuestos de todos y todas, quizá porque los interesados en perpetuar historias de tíos con superpoderes de hace 2000 años no somos los ateos, herejes y paganos que lo estamos manteniendo con nuestros impuestos.

Eso hacen un total de 39.421.982 euros de dinero de los presupuestos de la Comunidad de Madrid gastados en la Iglesia en 2015, así que, quizá la rotunda afirmación expuesta más arriba de que la Iglesia solo recibe dinero público a través de la “X” del IRPF, no debiera ser tan rotunda después de todo. Supongo que realizar este ejercicio de auditoría de este gasto en las diferentes autonomías, cabildos o entidades locales del país, nos podría deparar algunas sorpresas.

Resumiendo, la inmensa mayoría del dinero que reciben a través de la declaración de la Renta (el 81,1%) acaba gastado para el mantenimiento de las distintas diócesis. Así pues, lo de la labor social de la Iglesia, tiene muchísimo de libre interpretación y aunque ellos piensen que la labor de evangelización, de celebración de sacramentos, el pago de los sueldos de sacerdotes y de los 118 obispos españoles tiene un alto contenido social, pues siento decirles que los herejes y paganos no sólo opinamos distinto, algunos/as opinamos lo contrario. Y si el cuento del impacto social hace aguas, dejan de merecerse que marquemos la “X” dichosa, y también los enoooormes privilegios fiscales (pero eso casi para otro día). También decir que se pongan como se pongan, la institución de la Iglesia recibe enormes ayudas económicas desde lo público, tanto desde las partidas de gastos, como en forma de privilegios fiscales, sin contar con la “X” del IRPF.

Ahora venga, a por ese borrador de todos los años, y a ver lo que tardan los del sindicato de abogados cristianos esos, en llevarme a juicio porque he ofendido sus sentimientos y esas cosas, que es que son de un sensible…

(1) En el artículo tomaré siempre como referencia el año 2015, puesto que es el último informe que encuentro en el portal de la Conferencia Episcopal.

(2) la mayor parte de la financiación de Caritas (el 72%) es de manos privadas: donaciones, donde está incluido ese 1,88% que le dona la Iglesia. Le siguen aportaciones de fondos públicos (¡¡importante!! este dinero no llega a Caritas de la “X” de la Iglesia, sino de la “X” de asuntos sociales), ¡ayuntamientos, autonomías y la UE!  con algo más del 27%.

Print Friendly, PDF & Email