¡Yo acuso!

Fuente El Norte de Castilla

Me permitido titular este artículo con las mismas palabras que en su día el escritor Émile Zola publicó un artículo en el diario L’Aurore, acusando al presidente de la República francesa de tomar una decisión injusta al no revisar la sentencia que había condenado injustamente al capitán Alfred Dreyfus.

Yo también acuso Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, y por ende a todos los miembros del consejo de ministros, de ser los culpables de la muerte de miles de españoles por negarse a tomar medidas más drásticas para parar el aumento de contagiados por el Covid-19.

Ayer en el pleno del Congreso fueron muchas las formaciones políticas, especialmente ERC, Más País, Bildu, JxCat, BNG y UPN, que pidieron que se tornaran más duras las condiciones del «confinamiento» paralizando toda actividad económica no esencial. Una vez más el presidente del Gobierno se negó a ampliar las medidas restrictivas sin explicar de verdad porqué lo hacía.

En España en lugar de seguir el modelo chino para combatir la pandemia, se ha seguido el italiano, que no hay que ser un «genio» para darse cuenta que lo hicieron mal, tardando en tomar medidas y haciendo un confinamiento light –ahora el país transalpino ha rectificado y ha cancelado toda actividad económica no esencial.

Ayer el presidente Sánchez dijo Tenemos que ser ponderados en las restricciones que planteamos al conjunto del país. ¿Ponderados, para qué? ¿Para que haya miles de muertos innecesarios? Se nos dice que nos mantengamos en casa, que los fines de semana no salgamos; pero mientras tanto millones de personas tienen que ir obligatoriamente a sus centros de trabajo, hacinándose –si señor Sánchez hacinándose, y si no se lo cree vaya cualquier día en hora punta al metro o a los trenes de cercanías-.

¿Qué de esencial ve usted en que los jardineros sigan trabajando? Como si el césped no pudiera aguantar sin ser cortado un mes, dos o los que haga falta. ¿Qué esencial ve usted en que sigan trabajando las fábricas de electrodomésticos? No creo que nadie vaya comprar en estos días un aparato de air acondicionado o una lavadora.

¿Por qué siguen funcionando la mayoría de los call center, en donde miles de trabajadores están prácticamente codo con codo? ¿Cree usted que alguien va a cambiar, con la que está cayendo, de compañía de teléfono o de luz? ¿Por qué siguen las empresas textiles funcionando? Si fabricaran mascarillas o material sanitario se entendería, pero la mayoría sigue fabricando pantalones, camisas o jerséis. Prendas, que como usted debe de saber no se pueden adquirir en ningún lado porque las tiendas están cerradas.

Y por supuesto dígame porque siguen los trabajos relacionados con la construcción. ¿Qué ocurre que el señor Florentino Pérez, la señora Botín, y otros especímenes similares, le están presionando para que no ordene el paro de las obras? Le voy a contar un caso que conozco muy directamente porque ha afectado a un familiar mío. En la obra en la que estaba trabajando han «caído» ya siete obreros por coronavirus. Pues el dueño de la empres dice que no paraliza las obras porque no está claro que estén de baja por coronavirus ya que no al haberles hecho el test solamente son «supuestos». Que esa es otra ¿cómo es posible que a pesar de la recomendación de la OMS de que es necesario hacer cuantos más test mejor en España se sigan haciendo tan pocos?

Por todo lo que he expuesto señor Sánchez, yo le acuso de ser el causante de muchas muertes que podían ser evitadas, usted y el resto de ministros que son tan cobardes que, con tal de mantener el puesto, tragan sapos y culebras, aunque algunos, y me consta, también son partidarios de endurecer el confinamiento.