¿Qué puede salir mal?

Cuando la vuelta al cole está dirigida por los que quieren acabar con la educación pública

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la terrible gestión de la educación pública por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid, pero dadas las circunstancias extraordinarias, de epidemia activa (y no cualquier epidemia, una que ha puesto de rodillas las sociedades occidentales y que ya es el detonante de la siguiente gran crisis, larvada durante años), llamar a lo que ahora está ocurriendo temerario es quedarse muy corto.

Ha pasado todo el verano y todo lo que ha hecho el Gobierno del PP y C’s de la Comunidad de Madrid ha sido redactar un protocolo que deja en manos de los/as docentes el peso de la gestión sanitaria de la vuelta al cole, eso y volcar un montón de propaganda absolutamente vacía de contenido (procedimiento político estándar de este gobierno durante décadas). ¿Resultado? Un periplo por lo absurdo, como sólo ellos son capaces:

-Pruebas de diagnóstico subcontratadas a una empresa que no puede abarcar el volumen, así que las deriva a la Seguridad Social.

-Colas kilométricas para hacerse las pruebas pertinentes, ya fuera de tiempo, de forma atropellada y desastrosa. Demasiado tarde, por otra parte, puesto que los docentes ya estaban trabajando antes de estas fechas, para intentar organizar la que se les viene encima, ahora a ver que pasa con los positivos.

-Un coordinador COVID que será parte del personal docente. ¿Cuanta responsabilidad esta asumiendo esa persona?¿que formación sanitaria sería necesaria para asumir esa responsabilidad?…

-Nada de construcción de infraestructuras para reducir las ratios, que se apañen con lo que hay, pero eso sí, si las aulas no permiten la distancia de seguridad, un máximo de 20 alumnos por aula, cada centro que apechugue con lo suyo.

-Aquellos 11.000 profesores prometidos, ni están, ni se les espera. Aunque, esta medida estrella, habría que sopesarla teniendo en cuenta el recorte de ofertas de plazas docentes (nada menos que 14.000 plazas, según denunciaba CCOO) previstas para este curso que empieza.

-Otra de las medidas estrella: la inversión en infraestructuras, en unos centros educativos, inversión que anunció Ignacio Aguado de C’s como medida excepcional dadas las necesidades derivadas de la situación con el COVID, inversión que ya estaba prevista el día 23 de enero de 2020,…, eso es previsión nivel Dios.

Fuente: Portal de contratación pública de la Comunidad de Madrid

Al volante de la gestión del arranque y transcurso del año escolar 2020-2021, en esta situación de epidemia COVID, tenemos a un gobierno que, además de todo lo anterior, lleva años adelgazando los servicios públicos, como la sanidad y la educación, un gobierno que parece más preocupado por si al quejarnos damos mala imagen a Madrid (y los turistas deciden no llenar nuestros bares), que por la situación de seguridad en las clases.

La excusa de la crisis para recortar de tapadillo la inversión en educación pública, pierde fuerza cuando no ha habido ningún recorte en la niña bonita del PP: la educación concertada.
Fuente: http://www.educacionyfp.gob.es/servicios-al-ciudadano/estadisticas.html

¿Qué puede salir mal?