Pedro, Pedrito, Pedrete

Fuente Diario Sur

Parece claro que el deseo del señor presidente en funciones es convocar unas nuevas elecciones; sin duda aconsejado por el que parece ser su gurú personal –y uno de los personajes más siniestros de la política española- el señor José Luis Ábalos, que no duda en decir que lo que le gustan son las campañas electorales

Para que no haya duda de sus deseos a la cabeza del grupo negociador del PSOE ha puesto a una «señora», Carmen Calvo Poyato, que amenazó con imponer una multa de 900.000 € al buque Open Arms por que no tenía permiso para salvar náufragos, como si para salvar vidas hiciera falta tener permiso.

No sé qué mente preclara del PSOE piensa que unas nuevas elecciones le permitirán gobernar en solitario. En la nueva convocatoria electoral pueden ocurrir dos cosas: la primera que los votos del trifachito les den el suficiente número de escaños para gobernar; la segunda que las cosas se queden más o menos como están ahora. Si se diera la segunda circunstancia ¿qué haría el PSOE?

Ante el interrogante del párrafo anterior yo tengo clara la respuesta; intentar pactar con Ciudadanos. Un Ciudadanos que seguramente esta vez sí tragará y se avendrá a firmar lo que sea con tal de que no se le marchen más cargos y militantes, que lo suyo está empezando a parecerse a una estampida de vacas locas.

Porque estimados lectores el PSOE no es un partido de izquierdas –la verdad es que lo ha sido pocas veces en su ya larga historia-, tanto es así que debería cambiar las siglas y dejarlas en PE (Partido Español). Por esta razón al PSOE lo que le gusta es hacer políticas que no enfaden a los grupos de presión económicos –es decir a los que tienen la pasta a base de explotar a la mayoría de la población-. Si alguno duda de lo que digo ¿porqué en los meses que ha estado gobernando no ha derogado la legislación laboral del PP? ¿Porqué no ha puesto freno de una vez por todas a las eléctricas?, y podría seguir con más interrogantes hasta llenar un libro de bastantes páginas.

Otro detalle más resulta que el señor Sánchez ha dicho que él no quiere el apoyo a la investidura gratis, porque así no habría forma de gobernar. Es decir evita así que UP pueda darle su apoyo sin pedir nada a cambio y pasar directamente a la oposición. Para ser claro quiere que UP haga de mamporrero, es decir que se la sujete mientras nos da por el juju a los españoles.

Si yo estuviera en la mesa de negociación por parte de UP lo que anteriormente he dicho es lo que haría. Es decir, te doy el apoyo para la investidura y aquí se acaba la colaboración; y ahora vas a tener que pactar conmigo cada ley que intentes aprobar en el Congreso. Por otro lado esta postura me parece bastante más digna que la mostrada recientemente por el señor Pablo Iglesias que ahora si estaría dispuesto a aceptar lo que no aceptó en julio. Esto en mi tierra es bajarse los pantalones. Y que conste que yo era partidario en aquellos momentos a que se aceptara la última propuesta que hizo el PSOE.

Ante la que se nos viene encima quiero hacer un llamamiento. Entiendo que le gente verdaderamente de izquierdas – en la que incluyo a muchos militantes de base del PSOE- esté cabreada y que se plantee abstenerse en unas nuevas elecciones. Pensar un poco con la cabeza y no os dejéis llevar por la sangre caliente. ¿Quién se beneficiaría con eso? Contestaros a esta pregunta antes de decidir qué vais a hacer.