Pablo Casado: mentiroso, inculto y franquista

Fuente: El Jueves

Que Pablo Casado es un mentiroso compulsivo -enfermedad que comparte con la mayoría de sus correligionarios- es sabido por todos excepto por sus votantes. Pero desde que se ha abierto la precampaña electoral sigue la misma táctica del facineroso que gobierna EE.UU, es decir, inundando las redes sociales de noticias falsas, o como dirían los modernos: fake news.

A esa faceta pinochiana venimos comprobando últimamente que se une una profunda incultura, algo que no es de extrañar viendo de qué universidad obtiene sus títulos universitarios. Digo esto al escucharle decir que las mujeres obtuvieron en España el derecho al sufragio gracias a las derechas. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que su asesor en temas de historia debe ser Francisco Marhuenda –profesor de la Universidad Rey Juan Carlos, qué casualidad- al que también le he oído decir la misma aberración histórica.

Pues bien, señor Casado (pido perdón a los verdaderos señores por la utilización de este término unido a su persona), el que esto escribe, que casualmente es historiador y que ha obtenido su título tras mucho esfuerzo y no en una tómbola, le va a dar una pequeña clase de historia gratis. Ya ve los “rojillos” somos así de generosos.

El voto a la mujer se concedió en la II República. Tras un intenso debate en las Cortes se procedió a la votación el día 1 de octubre de 1931; en esta votación se aprobó la concesión del sufragio femenino por 161 votos a favor y 121 en contra. Quiero recordarle que el partido con mayor representación parlamentaria era el PSOE con 115 diputados. Se aprobó la propuesta gracias al voto mayoritario de la izquierda.

La derecha que votó a favor lo hacía, no pensando en otorgar un derecho a la mujer sino porque pensaba que el voto de esta sería conservador, ya que creían que estaría muy influida por los curas, que evidentemente eran de esa tendencia ideológica, mismo motivo por el que algunos diputados de izquierdas, muy pocos, no querían conceder este derecho a la mujer.

Pero esta votación no fue la decisiva ya que se presentaron dos enmiendas, la primera por diez diputados del PRR, PRRS y AR, y otra por el diputado del Partido Radical Republicano José Terrero Sánchez. Pues bien, estas enmiendas que solicitaban el aplazamiento de la concesión del voto fueron derrotadas en la votación que se celebró el día 1 de diciembre de 1931 por 131 votos en contra y 127 a favor. Resulta, ¡oh sorpresa!, que las derechas ese día no estaban presentes en el hemiciclo ya que se habían ausentado del mismo como protesta por la política que llevaba el Gobierno en relación a la iglesia católica. ¿Está claro, señor Casado, o le amplio la información para dejarle más en ridículo?

Hay más rasgos de su talante franquista, como el decir que usted no se gastará un euro en sacar a miss Canarias 1936 –este apodo se lo puso el general Mola a Franco, no es de mi invención- del mausoleo creado a mayor gloria del, posiblemente, el mayor asesino que ha habido en nuestra historia

Vamos ahora a por la tercera descripción, que no insulto, que he señalado en el título de este artículo; es decir el que es usted un franquista. Viene a cuento esta catalogación por la asquerosa –y perdonen los lectores que utilice este término tan vulgar, pero no se me ocurre otro que se atenga mejor- proposición de conceder la inmunidad, eso sí, temporal, a las mujeres que están en situación irregular en España que se prestaran a dar sus hijos en adopción. Esta abyecta idea refleja de un modo irrebatible la poca calidad humana que atesora usted.

Está claro de dónde viene su ideología, de los mismos que auspiciaban que se estuvieran robando los hijos a muchas mujeres que ellos, es decir, las personas que pensaban que había mujeres, todas de clase humilde como no, que no eran dignas de ser madres, llevaron a cabo durante años.

Hay más rasgos de su talante franquista, como el decir que usted no se gastará un euro en sacar a miss Canarias 1936 –este apodo se lo puso el general Mola a Franco, no es de mi invención- del mausoleo creado a mayor gloria del, posiblemente, el mayor asesino que ha habido en nuestra historia. Otro rasgo es que no le haya causado el más mínimo conflicto ético pactar con partido fascista para poder gobernar en Andalucía.

Deseo de todo corazón que los españoles de bien tengan en cuenta todo esto y el día de las elecciones le envíen a usted a donde debería estar, encerrado en un cuarto oscuro de su casa.