Los Sumerios, la primera Civilización

Pareja

Es posible que alguna vez os hayáis preguntado cuándo empieza la Historia. Para resolver esta difícil cuestión habría que entender primero cuáles son los conceptos básicos que definen este paso definitivo del ser humano. De una manera sencilla se puede decir que los elementos esenciales para esta transición desde la Prehistoria son la creación de núcleos urbanos (que ya existían durante el Neolítico) y  la aparición de la escritura como método de comunicación y registro. Así, hubo un primer pueblo que destacó sobre las demás culturas de su época, esta fue la Civilización de Sumer, cuna de la Historia. Conozcamos su historia, sus costumbres y cultura:

Orígenes

Nada surge espontáneamente. Para comprender por qué los sumerios fueron de los primeros pueblos sedentarios en llegar a un alto nivel de organización social hay que tener en cuenta dos factores:

Factores geográficos: Los territorios en los que estaban asentados eran los comprendidos entre los ríos Tigris y Eúfrates, en el actual sur de Irak. Esta es la zona meridional de lo que también se conoce como Mesopotamia (entre dos ríos), o Creciente Fértil ( por su forma de media luna y aptitudes para los cultivos). La existencia de agua continua y temperaturas suaves fue fundamental para la aparición de la agricultura, la utilización del adobe como material de construcción y  también como medio de transporte de mercancías a través de ríos y canales. Sin embargo, esta zona carece totalmente de materias primas básicas (piedra, metales y madera), lo que provocó su búsqueda en otros lugares como Anatolia , Siria, el Cáucaso, Líbano y Montes Zagros. De esta necesidad nació el comercio.

El Creciente Fértil de la Antigüedad

Factores sociales: Los excedentes agrarios estimularon la especialización de los individuos. Ya no es necesario que cada uno cultive ni recolecte su propio alimento o que se fabrique sus utensilios, aparece el intercambio y la artesanía. El mejor lugar para intercambiar sin duda era en la Ciudad, que se van creando según van aumentando la necesidad de nuevos productos. La ciudad además es refugio de ataques externos pues es fácilmente defendible. Estos cambios provocan una complejidad social tal que hacen su aparición diferentes clases sociales. Según su riqueza acumulada y función algunos individuos irán adquiriendo autoridad con redes sociales cada vez más amplias, y que irán trasmitiendo a su descendencia. Aparecen grandes señores y sacerdotes que pronto acaparan el poder.

Antecedentes

Con estos factores nos encontramos unas primeras culturas preurbanas hacia el 7.000 a.C., que ya tenían artesanía y cerámica. El origen étnico de los sumerios es verdaderamente intrigante pues no corresponde con las tribus semitas que poblaban esas tierras. Las explicaciones más creíbles nos indican que seguramente fueran una evolución de las antiguas poblaciones autóctonas, otras teorías hablan de que llegaron de la zona del mar Caspio y otros de la India.

La cultura llamada del Obeid (hacia el 4.500 a.C.), desarrolló en lo que se podría llamar el primer asentamiento urbano de la región, Eridu, que según la tradición sumeria fue donde el dios Marduk creó el mundo. Se sabe por restos arqueológicos que tenía gobernante y templos, así como una gran cerámica; también construyeron canales.

Más tarde apareció la cultura de la ciudad de Uruk, auténtico precedente y origen de la civilización sumeria. A Uruk se la puede considerar como la primera ciudad-estado de la Historia ( 3.500-3.000), además es el lugar donde se han encontrado los restos de escritura más antiguos, sin duda como respuesta a la complejidad de la organización urbana. Estos primeros escritos están relacionados con la organización y administración de los almacenes de los templos.

Recreación de la ciudad de Uruk

Así pues nos encontramos hacia al año 3.100 a.C. con el inicio de una nueva cultura que sobrepasará a las anteriores, esta nueva organización social compleja pasará a llamarse Civilización.

Sumeria

La cultura de Uruk fue imponiéndose poco a poco al resto del territorio adyacente, sin embargo no llegó a crearse un gran reino sino que era una gran región formada por varias ciudades-estado. Toda ciudad tenía un Zigurat (pirámide escalonada para observar los astros y hogar del dios de la ciudad), un Palacio del rey, un Templo y asentamientos agrícolas en las afueras. Su historia se divide en tres periodos principales:

Ciudad sumeria

Periodo Predinástico (2.900-2300)

En esta primera época destaca la violencia con la que luchaban entre ellas, aunque nunca llegaban a destruirse del todo pues preferían someter y cobrar impuestos a los vencidos. Las ciudades más importantes de las que tenemos constancia arqueológica fueron Uruk, Ur, Kish, Nippur , Umma y Lagash. De entre ellas destacaba Kish como centro espiritual sumerio, pues según su mitología fue esa ciudad a donde llegó el “primer rey” después del “Diluvio Universal”. Este trono era muy deseado y quien lo poseía solía ser árbitro de los conflictos entre ciudades.

Ciudades sumerias más importantes

De la ciudad que más datos tenemos en esta época es de Lagash, gracias a la gran cantidad de escritura y restos arqueológicos encontrados, aunque no era la más importante. Estaba situada en la ribera del Eúfrates y al igual que todas las ciudades tenía muchos poblados agrícolas en su territorio. Una de las principales peculiaridades de esta ciudad-estado fueron las guerras continuas contra su vecina Umma, de cuyos enfrentamientos tenemos gran cantidad de datos escritos. De hecho es la primera guerra documentada en la Historia.

Así, sabemos cómo el gobernante Eanatum conquistó Umma, sometiéndola a tributo y quitándola amplios territorios. Con esta victoria fue proclamado Ensi (señor) de Umma y Lugal (rey) de Kish. También envió expediciones militares y comerciales al norte e Irán.

“Estela de los buitres”, considerada la primera formación de batalla de la historia. Conmemora la victoria de Eanatum sobre Umma

Años más tarde llegaron los enfrentamientos internos entre el Palacio y el Templo, es decir, el poder del príncipe contra el de los sacerdotes por la hegemonía económica dentro de la ciudad. Al perpetuar las guerras contra Umma la ciudad sufrió una alta degradación, al aumentar la presión social de las clases privilegiadas sobre las humildes para mantener el interminable conflicto. Al final la situación se hizo insostenible, hasta que un nuevo príncipe-gobernante, Urukagina, realizó una serie de reformas que aliviaron económicamente a la población menos favorecida, además instauró una serie de leyes que les protegían de los abusos. Es de destacar la preferencia del pago de multas frente a castigos físicos de los condenados, asimismo quitó gran poder a los sacerdotes del templo.

Hacia el 2.300 a.C. la ciudad de Umma se había recuperado, así, un príncipe llamado Zagasi consigue independizarse y posteriormente conquistar Lagash definitivamente, a la que destruyó totalmente tras cientos de años de conflicto. No solo derrotó a su eterna rival, aprovechando su hegemonía militar tomó las ciudades de Ur, Kish, y Uruk, llegando su expansión hasta la región Sirio-Palestina. Estas conquistas le valieron el título de Lugal-zagesi (Gran Señor). A pesar de haber creado una especie de reino, el tiempo de los sumerios iba a cambiar radicalmente por la aparición de un nuevo factor exterior….los acadios.

El Imperio de Akkad.(2.300 a.C.-2.200 a.C.)

El norte y oeste de Sumeria estaba poblado desde hacía miles de años por poblaciones semitas. Éstas fueron absorbidas culturalmente, en parte, por los sumerios en un proceso lento de mestizaje. Los semitas se fueron instalando poco a poco en las ciudades del norte, sobre todo en Kish.

De esta cultura mixta en Kish surgió un hombre de origen humilde, llamado Sargón, que se hizo con el poder de la ciudad sobre el año 2.300, ante la debilidad de los sumerios por sus guerras internas. Pronto Sargón de Akkad (nombre de la ciudad que eligió capital y todavía no localizada), fue conquistando toda Mesopotamia, creando un imperio desde el Mar Arábigo hasta las costas del Mediterráneo, pasando por Siria y Asia Menor, una extensión jamás conquistada por nadie anteriormente y por lo que Sargón es considerado el primer emperador de la Historia. De hecho se proclamó como “Rey de las Cuatro Zonas”, es decir, de todo el mundo conocido por ellos.

Máscara que representa a Sargón

Esta nueva entidad política necesitaba una nueva organización, se dividió el imperio en provincias dirigidos por gobernadores, también se creó una especie de servicio de correos para una mejor administración y control de las provincias. Estas conquistas fueron posibles gracias a la creación de un ejército regular y la aplicación de nuevas tácticas militares. También se utilizó el ejército para campañas militares con objetivos económicos y comerciales, pues como sabemos las materias primas escaseaban por esta región. En estos años la cultura sumerio-acadia se fue fundiendo en una sola, aunque los sumerios nunca aceptaron ser sometidos por sus vecinos del norte, a los que consideraban «bárbaros».

Imperio Acadio

Hacia el 2.150 la presión ejercida por una nueva oleada de pueblos nómadas, los Gutis (procedentes del Kurdistán), y los intentos de independencia de las ciudades sumerias del sur, hizo sucumbir el imperio heredado por los nietos de Sargón.

Época Neosumeria o Ur III (2.200 a.C.-1.750 a.C.)

La caída del imperio acadio fue rápidamente aprovechado por las ciudades sumerias para retornar a ser ciudades-estado independientes. Hacia el 2.200 un Gobernador de Ur, en esos momentos bajo control de Uruk, consigue expulsar a los gutis de Babilonia y el norte de Sumeria. Después de este éxito se subleva del rey de Uruk y termina conquistando toda Mesopotamia, proclamándose rey de Summer y Akkad.

Su nombre era Urnamu, con él empieza una dinastía hereditaria llamada “tercera dinastía de Ur”, o simplemente “Ur III”. En su reinado se dividió el territorio en provincias, creando un estado central que superó incluso al imperio acadio, aún así, a las antiguas ciudades-estado se les concedió una amplia autonomía. Por primera vez la administración se dividió entre poder civil (encabezado por el Ensi) y poder militar (Shagin), el cual se hacía con el poder en épocas de guerra. Además Urnamu es conocido por haber creado el primer “código de leyes” escrito que se conoce, anterior al babilónico de Hammurabi varios siglos más tarde.

Imperio de Ur III

Con esta dinastía la cultura sumeria vive un renacimiento extraordinario que superó ampliamente a épocas anteriores. Estos reyes se caracterizaron por su diplomacia y habilidad política. El hijo de Urnamu, Shulgi, consiguió una gran estabilidad y época de paz próspera que se tradujo en una gran cantidad de obras públicas, sobre todo canales, y un magnífico aparato burocrático. La administración se profesionalizó, llegando incluso a ser puestos hereditarios. Las únicas incursiones militares se realizaron para el mantenimiento de las rutas comerciales que les abastecían de materias primas, las cuales estaban controladas por el estado. El rey sumerio de esta época era más parecido a los acadios que a los antiguos príncipes de la época predinástica, es decir, un gran poder central que llegó casi a la divinización del monarca.

Escena vida cotidiana en Ur

En el plano cultural la civilización sumeria conoció su “siglo de oro” en las letras y las artes. Los escribas ya no sólo escriben registros de almacenes u órdenes a gobernadores lejanos, aparecen los poetas y los eruditos. Destaca la que es considerada la primera historia épica escrita, la vida y mito de “Gilgamesh”, auténtico precedente del prototipo de héroe.

Gilgamesh

Sin embargo, hacia el 2.050 a.C. el imperio tenía los días contados, algunas importantes ciudades de la periferia se independizan, como Isín o Larsa, con dramáticas consecuencias para el comercio. Asimismo, la asfixiante presión económica sobre los agricultores creó un gran malestar en la población. Con este panorama un reino vecino sometido por los sumerios, Elam, consigue aprovechar la debilidad de la dinastía de Ur para conquistarla, así como también a la mayor parte de su imperio.

Pero el desencadenante final para la desaparición definitiva de los sumerios fue una nueva incursión de pueblos semitas, los amorreos, que poco a poco se fueron apoderando de las tierras de Mesopotamia. Solo Isín y Larsa consiguieron mantenerse independientes hasta que un rey amorrita de Babilonia, llamado Hammurabi (famoso por haberse preservado casi íntegro su código de leyes), las conquistó hacia el año 1750 a.C.

Con ellas desapareció para siempre el mundo de los sumerios, sin embrago su influencia fue tal que los pueblos, reinos e imperios posteriores  que se asentaron en sus territorios terminaron adoptando la mayor parte de su cultura, destacando sobre todo la escritura, considerada una especie de “latín” para el mundo mesopotámico.

La cultura sumeria

Las razones por las que la cultura sumeria sobrevivió a su pueblo habría que buscarlas en su propia excepcionalidad. Los sumerios fueron el modelo a seguir por los imperios que le siguieron, sobre todo por los babilonios y asirios; eran considerados como la madre de su cultura, incluyendo a la lengua sumerio-acadia, que se conservó como lengua sagrada.

Fueron para Mesopotamia como los griegos y romanos para los europeos. También son patentes la influencia que tuvo para los judíos, reflejado en la Biblia existen las conocidas referencias al Edén, el Diluvio Universal, la torre de Babel,  la confusión de lenguas, etc.. todas ellas circunstancias que realmente se referían a lo que fue el mundo sumerio.

Sociedad y religión

La sociedad sumeria estaba condicionada en gran parte por su concepción religiosa del mundo. Las grandes catástrofes naturales que sufrían de vez en cuando (sequías e inundaciones), les hizo ver que no eran el centro del universo. El hombre estaba hecho para servir a los dioses, para que fueran benévolos con ellos.

Sacerdote
Orantes

Con esta mentalidad es fácil entender el poder que tenía la clase sacerdotal, los almacenes del templo solían ser los más ricos por donaciones, tasas o por la cosecha de sus propias tierras, las cuales se consideraban tierras de los dioses. El templo y el clero eran una unidad económica independiente, que organizaba y controlaba su propio comercio, tierras y escribas.

Celebración religiosa en un Zigurat

El poder civil estaba en manos del príncipe, aunque nunca llegaron a ser divinizados hasta la época de Ur III. Eran sin embargo el juez supremo y jefe militar de su territorio. De él se esperaba protección y construcciones públicas en beneficio de la ciudad. El Palacio en el que vivía era un centro económico y administrativo, desde el cual se gobernaba al estado-ciudad.

Gudea rey de Lagash

La administración estaba dirigida por un ministro del príncipe que establecía y distribuía los impuestos, organizaba las expediciones militares y controlaba los almacenes y escribas, los únicos que sabían escribir.

La mayor parte de la población de la ciudad se dedicaba a la agricultura, también había comerciantes y artesanos. La esclavitud no estaba aún muy extendida, aunque existía. Se aplicaba sobre todo a prisioneros de guerra o cautivos por deudas sin pagar.

Pareja

Los sumerios fueron grandes constructores, aunque la poca utilización de la piedra (no había canteras), y el uso común del adobe ha determinado que no nos haya llegado ninguna gran obra en buenas condiciones.

El edificio principal fue el Templo y el Zigurat, morada del dios de la ciudad y desde donde se observaban los astros. La cosmología sumeria era muy complicada y dedicada a la interpretación de los deseos de los dioses, para ellos el universo era un caos.

El hecho de construir con barro hizo que nunca se llegara a utilizar la columna de piedra, con esto al tener que aumentar o cambiar algo de un edificio lo que hacían era tirarlo y hacerlo de nuevo. Así, se construía sobre los restos de la construcción anterior, al cabo de los siglos la tierra se fue amontonando, procurando un característico paisaje por estas regiones (llano con elevaciones), llamado “Tell”, es decir, colinas de tierra que fueron antiguas ciudades.

Excavaciones en el Tell de Ur


Excavaciones en el Tell de Ur

Lo que sí nos ha llegado en abundancia han sido la orfebrería y los relieves en piedra. Gracias a estos elementos conocemos la mayor parte de la vida de los sumerios. Las estatuillas de ofrendas eran muy comunes y representaban muchas veces a personas rezando o realizando actividades. Los sellos y relieves en piedra solían representar el tipo de vida que hacían, desde el trabajo en el campo o la ciudad hasta las guerras.

Proceso de producción de cerveza

La escritura

El legado de los sumerios es importante en muchos aspectos, pero el más destacado sin duda fue el de la escritura. La escritura no se inventó por ningún sabio, seguramente fue una evolución de los primeros intentos de plasmar la realidad en soportes duraderos, pasando de pictogramas sencillos a un alfabeto complejo tras un largo proceso.

La lengua sumeria no tuvo parentesco con ninguna otra de su época, con un vocabulario característico y singular (no tiene relación alguna con las lenguas indoeuropeas o las cercanas semitas). Era una lengua de tipo aglutinante (como el turco o finlandés), es decir, una palabra consta de una raíz que expresa un concepto y una partícula anexa que le da el significado. También se formaban palabras con dos raíces, lu=hombre, gal=grande, lugal=hombre grande=rey.

La escritura propiamente dicha apareció sobre el 3.500 a.C. en Uruk, al ser una zona de mucho barro disponible pronto se dieron cuenta que la mejor forma para escribir era en tablillas de este material, que luego se cocían para endurecerlo. En un primer momento era una escritura pictográfica, es decir, se intentaba reproducir lo más fielmente posible la imagen de la cosa o acción que se pretendía expresar. Para los casos que podían ser confusos se les añadía otra imagen anexa, con el tiempo esa imagen con su signo auxiliar se asoció solamente a su valor fonético, apareciendo las palabras en sí.

El siguiente cambio en la escritura pictográfica fue debido al uso de las tablillas de barro para escribir. Al principio se escribía con una pequeña caña de forma corrida, con líneas rectas y curvas. Sin embargo pronto se dieron cuenta que en barro era más fácil escribir presionando  una pequeña cuña, que hacía una incisión.  De aquí viene el nombre que recibe este tipo de escritura: cuneiforme. Ahora sólo se podían reproducir líneas rectas, que  si bien intentaban seguir reproduciendo al objeto o verbo, adquirieron una forma peculiar que con la evolución del tiempo las transformó en palabras que ya no se parecían pictóricamente a la palabra original.

Tablas de barro

 

Una característica curiosa de esta lengua eran los dialectos, utilizados según la categoría y clase social del hablante.

El éxito de poder comunicarse de forma duradera y segura no sólo se utilizó para la administración y el comercio, aunque este ha sido el 90 % del material escrito encontrado. Hacia el 2.700 ya se escribía rica literatura, aunque era bastante monótona la temática era variada. De hecho los motivos literarios del Diluvio como el castigo a los hombres, la búsqueda de la fama por el héroe Gilgamesh, el infierno, las fábulas, los proverbios, etc… aparecieron gracias a esta civilización.

Mención a parte merecen los números y forma de contar, usando un sistema mixto decimal y sexagesimal. Imprescindible para los registros comerciales e impuestos.

Conclusión

Con los sumerios apareció lo que llamamos Civilización, con ellos surgieron los rasgos tanto positivos como negativos de nuestra especie en sociedad. Cerca del año 3.000 a.C. también aparecieron otras civilizaciones renombradas como la egipcia, la china o la cultura del Indo, sin embargo, en Mesopotamia se dieron las circunstancias ideales para que el linaje humano que lo habitaba fuera el primero en convertirse en una sociedad compleja como las actuales.