Los nacionalistas catalanes pierden el rumbo

Parece que los partidos independentistas catalanes –JxCat, ERC, CUP- desconocen que, si una cuerda se tensa en exceso, acaba por romperse. Debido a esta ignorancia, los nacionalistas catalanes han decidido vetar a Miquel Iceta para la presidencia del Senado

Ahora parece que el problema es que la Junta Electoral Central ha prohibido que Oriol Junqueras y Antoni Comín participen en el debate que ha organizado TV3. Debe ser que pretenden que, saltándose la legalidad, e incluso los principios democráticos, el gobierno en funciones del PSOE evite que esta prohibición se lleve a cabo.

Posiblemente la causa primera de esta sinrazón sea que en España somos más de enfrentamiento que de diálogo. Esta aseveración parecía que, hasta ahora, en Cataluña no tenía tanto peso debido al seny, cualidad de la que siempre hacen gala los catalanes y que parece que va perdiendo posiciones en parte de la sociedad catalana, o al menos en buena parte de su clase política.

Los políticos catalanes han decidido sustituir el diálogo por haver qui la té més llarga. Y yo les preguntaría: ¿qué van a conseguir con eso? La respuesta es: nada positivo. Pero esto parece no importarles absolutamente nada a los inventores de utopías imposibles. Mientras tanto siguen sin dar soluciones a los problemas reales del pueblo catalán.

He defendido hasta la saciedad el derecho del pueblo catalán a celebrar un referéndum sobre la independencia –en el que yo votaría no-; y les puedo asegurar a mis amigos catalanes que esto no es nada fácil hacerlo en la meseta castellana.

Pero llega un momento en que desde mi querida Cataluña, a la que siempre estaré agradecido por el trato que recibí en el tiempo en que viví en mi añorada Barcelona, no dejan de mostrar posiciones intransigentes, estúpidas –en el sentido político-, e incluso antidemocráticas.

Yo animo a todos los que están leyendo este artículo a que me digan una razón, solo una, para que se siga manteniendo esta postura. ¿Es que acaso prefieren que el Senado lo presida otra persona que tenga un carácter menos conciliador que Iceta? ¿Viene mejor para Cataluña que el Senado lo presida una persona que no es catalana? Por favor, háganselo mirar.