Del Coronavirus y otras hierbas

El Jardín de las Delicias-El Bosco

En primer lugar tengo que decir que no soy doctor en medicina, por lo que mis apreciaciones no tienen ningún carácter científico. Hace algo más de un mes nos llegaron las noticias de que en la ciudad china de Wuhan había aparecido un brote de coronavirus. A partir de este momento todos los días nos bombardean desde todos los medios de información sobre el progreso de la enfermedad, sus causas, sus consecuencias, posibles prevenciones, etc.

Parece ser que la epidemia –aún no está catalogada de pandemia- se está extendiendo por todo el mundo con mayor o menor virulencia; no es que vaya lenta la propagación pero tampoco podemos decir que va “a toda castaña”. Lo que sí va a bastante más velocidad es la histeria colectiva. Estamos de acuerdo que el miedo es libre, pero también que el catastrofismo y los mensajes apocalípticos tienen más que ver con la poca cultura y/o inteligencia, que con otra cosa.

En el momento que escribo estas líneas hay ya siete casos positivos de coronavirus: uno en Barcelona, cuatro en Tenerife, uno en Madrid y otro en Castellón, con dos posibles más en Andalucía (aún sin confirmar). Todos los casos que se han dado en España han sido por haber estado en Italia o haberse relacionado con personas de aquella nacionalidad. De lo que se deduce que es aconsejable no viajar al país transalpino por mucho que nos guste la pasta al pesto o la pizza a la napolitana.

Ya están hartos las autoridades sanitarias de decir que hay que tomarse las cosas con calma; todo lo contrario que hacen los medios informativos que parece que están interesados en crear un estado de pánico colectivo –por mucho que intenten disfrazar sus mensajes con un aura de tranquilidad-. Una cosa es informar y otra el periodismo amarillo que infla las noticias, generalmente las malas porque ya se sabe que una buena noticia no es noticia, para tener mayor audiencia, más ejemplares vendidos, o más click de me gusta.

En España cada año hay más muertos por la “vulgar” gripe común que fallecidos hay, hasta el momento, por culpa del coronavirus. Queridos lectores, yo soy una persona de alto riesgo, aparte de una enfermedad que padezco que ha hecho que mi sistema inmunológico sea prácticamente inexistente, padecí hace unos años un infarto de miocardio. Es decir tengo todas las papeletas de que si me contagio me “vaya para el otro barrio”. Pues aún así estoy la mar de tranquilo, porque, si nos molestamos en ver los porcentajes de contagiados es un número mínimo con respecto a la población; pero claro decir, por ejemplo, en tal lugar hay doscientos contagiados de coronavirus, en lugar de decir hay dos millones que están sanísimos, vende más o crea más audiencia.

Yo confío mucho en el sistema sanitario español –a pesar de los intentos de la derecha por cargárselo- tanto en instalaciones como en el personal sanitario, y esta confianza hace que tenga esta tranquilidad, que algunos pueden catalogar de irresponsable, y que yo estimo que es simplemente sentido común.