Por un puñado de 900 euros

Andan estos días muy revueltos la variopinta ensalada que forman el Tridente Fachi (PP, Cs y Vox), la caverna mediática y los cuñaos en general. Tras el anuncio de la muy posible subida a 900 € del salario mínimo interprofesional han aparecido en avalancha los más increíbles ataques a una de las necesidades más urgentes de este país, como si un puñado de euros que de una vida medio digna fuera el principio de una hecatombe económica

Estaba leyendo noticias en medios digitales cuando casualmente me quedé observando un artículo sobre una de las primeras películas del llamado “Spaghetti Western”. Esta película era “Por un puñado de dólares”, de Sergio Leone. Destacó porque revitalizó el género de los “vaqueros” (que tampoco me apasionaba mucho, la verdad). Se rodó en España y, aunque fue un claro plagio de la película “Yojimbo” de  Akira Kurosawa, tuvo tanto éxito que lanzó a la fama a un tal Clint Eastwood.

Resumiendo mucho el filme, se podría decir que el argumento versa sobre un mercenario que engaña a dos bandas que se odian, haciendo trabajos para y contra ellos por igual sin que se enteren. El caso es que el tipo duro, Clint, se nos enamora de una chica de una banda y se monta tal berenjenal que muere hasta el apuntador. Así que al final muere medio pueblo por… un puñado de dólares (lo que cobraba el mercenario).

Algo parecido vaticinan los agoreros de la derecha. Un puñado de euros podría ser el fin de la economía que más les gusta. A ellos, claro. Es más, siguen insistiendo en que la crisis fue consecuencia de un exceso de gasto público (es curioso que nadie lo llama ya “inversión pública”), y del clásico e inigualable “vivimos por encima de nuestras posibilidades”. Así, los sueldos de miseria casi que es un favor que hacen, no lo vayan a gastar en tonterías.

Quizás les moleste que las más beneficiadas de esta subida, y del aumento de presupuesto en dependencia, sean las mujeres, pues quizás esto haga reducir las desigualdades salariales.

Pronostican el aumento del paro por esta subida, dando a entender que cuantos más bajos sean los salarios de los trabajadores mejor para todos. Con esa lógica, si se bajara el SMI a 450 € se crearía el doble de trabajo, y si fueran 225 € ¡Cuatro veces más!. Hasta los esclavos romanos estaban protegidos por una ley que obligaba a sus amos a darles de comer y un sitio para dormir.

Pero es mucho más, atacan la posible subida de IRPF a las rentas superiores a 140.000 € y te escupen en la cara que se ataca a las “clases medias”. Aunque el concepto de clase media sea discutido y discutible, se puede decir que en España serían las rentas entre 21.000 y 59.000 € anuales brutos más o menos.

Quizás les moleste que las más beneficiadas de esta subida, y del aumento de presupuesto en dependencia, sean las mujeres, pues quizás esto haga reducir las desigualdades salariales.

Quizás les moleste el aumento de paternidad obligatorio, para que las mujeres puedan crecer en sus profesiones y quitarles algún chollo.

Quizás es que han pretendido, y pretenden, que nos acostumbremos a la precariedad, a la desigualdad y a la falta de oportunidades, que la veamos inevitable. Da igual si hay recesión o crecimiento, da igual haber regalado 60.000 millones a los bancos, da igual habernos comido 3.000 millones autopistas, y otros tantos en corrupción, evasores fiscales, etc.

Cuanto más resignados, más tragaremos como sociedad un mundo que nos roban delante de nuestra narices. Pero al final, nos contarán que lo que hundirá la economía española será un puñado de 900 euros.

Print Friendly, PDF & Email