PICASSO-GUERNICA-PICASSO: 1973 José Ángel Valente

No el sol, sino la súbita bombilla pálida ilumina

la artificial materia de la muerte.

El espacio infinito de una sola agonía,

las repentinas formas rotas

en mil pedazos de vida violenta

sobre la superficie lívida del gris.

No el sol, sino la pálida

bombilla eléctrica del frío

horror que hizo nacer

el gris coagulado de Guernica.

Nadie puede tender sobre tal sueño

el manto de la noche,

callar tal grito,

tal lámpara extinguir

que alumbra

la explosión de la muerte interminable,

la cámara interior donde no puede

reposar ni morir en el gris Guernica

la memoria.

 

Print Friendly, PDF & Email