Gente, gentecilla y gentuza

Fuente: Cadena SER
El hombre que me crió, y al que debo todo lo bueno que pueda tener, dividía a la gente en tres grupos: gente, gentecilla, y gentuza

Al primer grupo perteneceríamos la mayoría de los mortales. Es decir, aquellas personas que tienen una mínima capacidad de análisis crítico, y cierta independencia intelectual. El segundo grupo engloba a aquellos que tienen un nivel cultural bajo, y una capacidad analítica que va poco más allá de lo que escuchan en los telediarios; por ejemplo, aquellas personas que cuando los guardias civiles se trasladaban a Cataluña gritaban ¡A por ellos! Y llegamos al tercer grupo, formado por personas que, con una capacidad intelectual suficiente como para hacer juicios de valor medianamente ecuánimes, mienten, tergiversan, manipulan. Suele acompañar a este grupo, una gran dosis de cinismo e hipocresía.

Y ustedes se preguntarán a que viene recuperar esta reflexión. Pues se lo aclaro. Viene al escuchar los comentarios que a raíz de la dimisión del ministro de Cultura Máxim Huerta; y la imputación que pesa sobre el ministro de Agricultura, Luis Planas. Pondré algunos ejemplos de los comentarios que han efectuado diversos dirigentes del PP ante estos hechos.

Sobre la dimisión de Huerta, escuchamos a Emilio del Río decir: este defraudador de Hacienda, de este defraudador a todos los españoles, de este condenado por la justicia, es el triste ejemplo de lo que podemos esperar del Gobierno de Pedro Sánchez. Martínez Maíllo: Espero que el presidente del Gobierno tenga mejor criterio para gobernar España que para elegir a sus ministros.

Teodoro García, en rueda de prensa negó por activa y por pasiva que Ana Mato hubiera sido condenada en el juicio de la Gürtel, y que sigue cobrando dinero público como miembro del grupo popular del Congreso Europeo; al parecer sin enterarse que Máxim Huerta había dimitido. Rafa Hernando: Refiriéndose a Pedro Sánchez: No debería haber tapado al señor Huerta durante todo el día. El señor Huerta dimitió a las 10 horas de conocerse los hechos por los que fue condenado.

Parece ser que todos estos señores del PP han sufrido un ataque de amnesia temporal, ya que parecen haberse olvidado de los dirigentes de su partido que se han visto investigados por Hacienda. Vamos a recordarles algunos. José María Soria: se descubrió la existencia de empresas a su nombre en paraísos fiscales. Este señor se mantuvo en el cargo durante unos meses, a la vez que mentía descaradamente a todos los españoles, negando la existencia de tales empresas. Como lo había hecho muy bien, el PP intentó colocarlo como presidente del Banco Mundial.

Miguel Arias Cañete, en 2013, cuando era ministro de Agricultura y Medio Ambiente fue condenado por fraude fiscal, al haberse desgravado unos supuestos gastos de sus empresas en Ceuta, cuándo él no se había movido de Jerez.

Carlos Fabra: el hombre con más suerte en la lotería de la historia de España, hasta siete veces le tocó el gordo. Acusado por cinco delitos fiscales, y condenado a prisión.

José María Aznar. Multado en 2016 con 70.000 euros exactamente por los mismo que Máxim Huerta. Y no vamos a hablar de todos los que se beneficiaron de la amnistía fiscal, entre otras cosas porque, aunque se prometió que se haría pública la lista, no se han facilitado sus nombres.

En cuanto a la imputación de Luis Planas, la propia fiscalía va a retirar los cargos en breves días al no apreciar que Planas hubiera perpetrado ningún delito mientras era consejero de Agricultura del gobierno andaluz. A pesar de eso los del PP han salido como posesos pidiendo su dimisión; no se acuerdan que según ellos mismos, las dimisiones no debían producirse hasta la celebración del juicio oral.

Yo no voy a encuadrar a estos señores que he mencionado en ninguno de los grupos establecidos al principio de este artículo; eso se lo dejo a ustedes queridos lectores. Pero no quiero acabar estas líneas sin mencionar unas palabras de la periodista Ángels Barceló: Produce vergüenza ajena escuchar a algunos miembros del partido [se refiere al PP] exigir comportamientos al gobierno socialista que ellos no han puesto en práctica jamás.

 

Print Friendly, PDF & Email